Categorías
Biografía

Tim Cook

Sustituir a Steve Jobs en la dirección de Apple no era tarea fácil bajo ninguna circunstancia. No ya por el enorme ego de este y la forma personal en cómo llevaba la compañía, o por su habilidad a la hora de elegir la tecnología que integrarían sus productos, si no por la auténtica reverencia que le profesaban los seguidores de la marca.

Pero a la hora de la verdad, Cook ha demostrado que sabe mantenerse firme en el mando y capitanear a Apple para que no pierda el compás de la época dorada que vive la compañía de Cupertino.

De Jobs, todos sabemos muchas cosas gracias a su notoriedad pública (hasta se han hecho varias películas sobre su vida en Apple), pero de Cook sabemos, en general, poco o nada. Ha llegado el momento de conocer algo de él también.

Timothy Donald Cook, más conocido simplemente como Tim Cook, nació el 1 de noviembre de 1960 en Mobile, Alabama, el “sur profundo” de los Estados Unidos, en el seno de una familia trabajadora.

A diferencia de otros empresarios y ejecutivos de Silicon Valley que disfrutaron de una educación esmerada o que, por méritos propios, pudieron estudiar en los centros que luego impulsarían la revolución tecnológica, Cook se graduó en ingeniería industrial por la Universidad de Auburn en 1982, y en 1988 terminó un MBA por la ya más conocida Universidad de Duke.

Se inició en el mundo de la industria tecnológica en 1982 en IBM, por aquel entonces considerada por Steve Jobs como la gran rival de Apple.

En 1997 también hizo un breve paso por Compaq, compañía en la que estuvo solamente seis meses. En ambas empresas ostentó cargos ejecutivos de responsabilidad.

Fue en 1998 cuando Steve Jobs le propuso ir a trabajar a Apple.

Cuando ya dirigía Apple, Cook explicaría que aceptó la propuesta de Jobs no tras un análisis racional de sus beneficios y riesgos, si no de forma impulsiva, “seducido” por quien considera un genio de la creatividad.

Pese a dicha decisión impulsiva, quienes lo conocen afirman de Cook que es una persona muy lógica, que sigue los dictados de la mente tras un análisis razonado de las circunstancias.

Es de suponer que una excepción al pensamiento lógico para intentar una aventura que, en el momento, podía ser vista como “romántica” -y que el tiempo ha demostrado como acertada-, es siempre posible.

Cook no entró en Apple en cualquier puesto, sino en el de Vicepresidente sénior para las operaciones en todo el mundo.

Las decisiones que debía tomar Cook se centraban, sobretodo, en los suministradores de componentes.

Racionalizó toda la cadena de adquisición, subcontratando a terceras partes la fabricación de componentes que antes llevaba a cabo la propia Apple, también cambiando la política de stocks.

Con los cambios que introdujo, Apple pudo reducir en gran medida los costes de fabricación, pasando a engrosar su cuenta de beneficios.

Tim Cook puede no ser un visionario en cuestión de tecnología, pero es un excelente administrador y un gran experto en logística, dos aspectos en los que Apple cojeaba un poco y que le vinieron como anillo al dedo en el momento en que él entró a formar parte de la organización.

No obstante, su puesto de trabajo no tenía el glamour para ser conocido por el gran público, así que su figura no era muy conocida fuera de ciertos círculos. Ello hizo que, al hacerse cargo de Apple, fuera un gran desconocido para el público en general e, incluso, para parte de la prensa especializada.

En 2009, durante la primera ausencia de Steve Jobs por razones de salud, Cook ya se hará cargo de la compañía.

Durante esta y las dos posteriores ausencias de Jobs por motivos médicos, Cook se encargará de las decisiones del día a día en Apple, mientras que las líneas de negocio generales y de producto serán decisiones tomadas por Jobs.

El 24 de agosto de 2011, con la renuncia oficial y definitiva de Steve Jobs, Tim Cook se convierte en el nuevo CEO de Apple.

Los motivos de la sucesión no son gratos (la enfermedad de Steve Jobs se lo llevaría en octubre del mismo año), pero Cook acepta la misión y trabaja en Apple en lo que mejor sabe: minimizar costos, optimizar recursos, e incrementar los beneficios.

Los cambios que él ha venido introduciendo en la operativa diaria de la empresa han facilitado que los beneficios de Apple batan récords históricos, en un dinámica de crecimiento que parece no tener fin.

En el apartado de innovación, nuevamente Cook aparece como un excelente gestor, y aunque la marca de la manzana mordida no ha lanzado ningún nuevo formato de dispositivo radicalmente rompedor, ha habido pequeñas contribuciones como el notch de los smartphones que hoy lucen los principales flagship de la mayoría de los fabricantes, aunque antes de que lo luciera el iPhone X, lo hizo el Essential Phone.

habréis notado que en este artículo no hay referencias a su vida personal. Ello es debido a que la mantiene a salvo de miradas indiscretas.

De carácter solitario, no le gusta divulgar su vida privada, por lo que hay poca información y poco contrastada sobre ella.

La única excepción que hace a esta férrea política es sobre su orientación sexual: Tim Cook se ha declarado abiertamente gay. Y ello se explica como un gesto hacia la comunidad, ya que considera que esta declaración pública puede contribuir a normalizar la situación de la comunidad gay en un entorno en la que esta aún sufre discriminación, pese a los logros que se han hecho en la materia en las últimas décadas.

Categorías
Biografía

Bill Gates

Si paramos a cualquier persona en la calle de forma aleatoria y le pedimos que nos dé el nombre de los empresarios relacionados con el sector tecnológico que más le suenen, a medida que aumente la muestra, dos nombres sobresaldrán sobre los demás: Steve Jobs y Bill Gates.

Uno, el factótum de Apple, reconocido internacionalmente como un genio de la creatividad, pero ¿y el otro? Sí, el cofundador de Microsoft y uno de los hombres más ricos (algunos añadirán “y poderosos” de la Tierra. Pero ¿quién es exactamente Bill Gates?

William Henry Gates III, conocido popularmente con el diminutivo de su nombre de pila, Bill Gates, nació el 28 de octubre de 1955 en Seattle, estado de Washington, Estados Unidos, en el seno de una familia acomodada.

Su padre era abogado, mientras que su madre tenía un puesto en el consejo directivo de una pequeña entidad bancaria.

La posición familiar y las conexiones de sus padres, permitieron a Bill abrirse camino en más de una ocasión. Le dieron una esmerada educación, y cultivaron en él y en sus hermanos un gusto por competir y ganar que, a posteriori, harían de Gates un “tiburón” de los negocios, pese a que sus padres habían pensado originalmente para él en la carrera de abogacía.

El primer contacto de Gates con un ordenador se produjo en la escuela Lakeside, en 1968.

Era, obviamente, una máquina muy primitiva en comparación con lo que disfrutamos hoy, pero fue suficiente para despertar algo en el interior del joven Bill, que consiguió incluso que se le dispensara de la asistencia a la clase de matemáticas para poder trabajar en un proyecto de programación en BASIC que ideó para aquel ordenador.

El inquieto Bill Gates pronto comenzó a dominar la máquina hasta tal punto que fue expulsado del grupo de usuarios de ordenadores tras haber sido descubierto hackeando el sistema junto con otros alumnos para obtener más tiempo de uso de máquina.

Uno de sus compañeros expulsados era Paul Allen, con quien posteriormente fundaría Microsoft.

En 1970 Gates, Allen y los demás expulsados realizarían su primer trabajo profesional como informáticos: un programa en COBOL para la gestión de pagos de nóminas.

Su excelente rendimiento en la escuela y en el instituto (Bill Gates es un tipo con una inteligencia excepcional) lo catapultaron a entrar en Harvard, uno de los centros educativos superiores más afamados de Estados Unidos y del mundo entero, aunque Gates no se graduó.

En Harvard conocería a otro de los cofundadores de Microsoft: Steve Ballmer.

En 1975, Gates dirigió, junto a sus compañeros de la recién fundada Microsoft, una jugada que repetiría años después: vender humo a una gran empresa.

MITS era una compañía que fabricaba la computadora personal Altair. Gates se puso en contacto con ellos diciéndoles que su compañía -Microsoft- estaba escribiendo un intérprete de BASIC para esta máquina.

En realidad, no sólo no lo estaban escribiendo, si no que ni siquiera poseían un ejemplar del ordenador para su desarrollo.

Una vez en MITS accedieron a ver lo que estaban haciendo, desarrollaron un emulador del Altair y, sobre este, el intérprete de BASIC. MITS se interesó por el producto y llegó a un acuerdo con Microsoft para distribuirlo.

Gates había demostrado que era muy avispado para los negocios. No sería la última vez.

Fue en esta época también en la que descubrió con estupor que su BASIC para el Altair estaba siendo pirateado. Esta experiencia, contra la que reaccionó con ira, puede haber marcado su futura lucha contra la piratería de software, en la que Microsoft se ha distinguido.

La jugada del Altair le salió tan redonda que Microsoft atrajo la atención de otra empresa: IBM. Con esta conseguiría la jugada de su vida: venderle un sistema operativo DOS pero pudiendo venderlo también a terceros.

La historia es sobradamente conocida, y acaba con una serie de fabricantes de computadoras produciendo clónicos del hardware del primer IBM PC que, para ser totalmente compatibles, solamente necesitaban de utilizar el mismo software. Y este no era otro que el sistema operativo MS-DOS de Microsoft.

Aquí Gates demostró unas dotes de visionario sin paragón que quedarían después empañadas por afirmaciones como que “640 Kb bastarán durante mucho tiempo”.

Con el dominio mundial en la escena de la microinformática de consumo que Microsoft consiguió primero con MS-DOS y luego con Windows, Gates demostró su espíritu competitivo y sus dotes de “tiburón” de los negocios.

Alguien dijo de él que era el único que podía aplacar la ira de Steve Jobs, que sabía cómo hablarle para apaciguar su enfurecimiento. Esto demuestra que sabe leer las situaciones y dirigirse a las personas para “seducirlas”.

No posee el aura carismática de Jobs, que obnubilaba a su interlocutor, pero sí ejerce el don de la empatía, con un punto de superioridad autoritaria que impone.

Una de las pocas veces que perdió su capacidad persuasiva, sería en su testimonio en 1998 por el juicio a las prácticas abusivas en el mercado llevadas a cabo por su compañía.

En dicha comparecencia, Gates se mostró nervioso -hasta el punto de que algunos califican su intervención de “pérdida de papeles”-, dubitativo, agresivo, e incluso a algunos les pareció que se burlaba del juez, del jurado, de los consumidores y de la competencia.

En 1985 Microsoft lanza Windows 1.0, una interfaz gráfica para MS-DOS al estilo ventanas del MacOS (más tarde llamado Classic), a la part que firmaba con IBM para desarrollar OS/2, un sistema operativo profesional más versátil con el que pretendía sustituir al binomio DOS+Windows.

Queda la duda de si Bill Gates ya entró en el acuerdo con IBM sabiendo que iba a salir de él más temprano que tarde para llevarse su experiencia y visión y crear su propia alternativa, o bien si fue algo que salió de forma espontánea.

De hecho, hasta 1990, las versiones del sistema fueron lanzadas conjuntamente y, a partir de dicho año, fueron por caminos separados.

OS/2 fue la fundación para Windows NT, el cual a su vez acabaría siendo la base con la cual Microsoft construiría Windows XP y su dominio absoluto en el segmento de la microinformática.

¿Lo tenía todo calculado Gates? A juzgar por el carácter ganador que le imprimieron sus padres, no sería en absoluto de extrañar. Lo cierto es que la jugada salió así.

El 1 de enero de 1994 Gates contrajo matrimonio con Melinda French (que cambió su apellido por el de su marido, siendo conocida públicamente a partir de entonces como Melinda Gates).

Melinda era empleada de Microsoft cuando su vida se cruzó con la de Gates. Si bien su historia personal no es del dominio público, sí se explica que Gates buscaba una esposa con unas altas expectativas intelectuales, que Melinda cumple. La pareja tiene tres hijos.

En junio de 2006 Gates anunció que dejaría, paulatinamente, sus tareas y responsabilidades al frente de Microsoft, pasando el testigo a un amigo y compañero de fatigas desde el principio de la compañía: Steve Ballmer.

Se reservó, eso sí, un papel preponderante como asesor tecnológico y como supervisor, aunque empezó a dedicar tiempo a la filantropía a través de la fundación que lleva su nombre y el de su mujer.

Gates es uno de los mayores benefactores particulares, y busca utilizar la tecnología en sus proyectos, como en el sanitario químico para regiones deprimidas que no necesita conexión a una canalización (presentado en octubre de 2018).

Ya hace mucho tiempo, cuando Microsoft estaba acabando de consolidar su dominio en el panorama microinformático y Gates ya era multimillonario, hizo patente su intención de dejar la mayor parte de su fortuna a la filantropía.

Como curiosidad, la fortuna de Bill Gates lo ha llevado en varias ocasiones a ocupar la posición número 1 en el ranking de las personas más ricas del mundo, intercambiándosela con el inversor Warren Buffett (con el cual mantiene una relación de amistad), y con el empresario mexicano Carlos Slim.

Categorías
Biografía

Linus Torvalds

GNU/Linux ha supuesto una revolución en el mundo de la informática desde principios de la década de los noventa, conquistando el mundo de los servidores y de los smartphones (Android no deja de ser un sucesor que utiliza el mismo núcleo Linux), aunque dejando como asignatura pendiente los escritorios informáticos, en los que tiene escasa presencia.

Este sistema operativo se compone de varios elementos, siendo el fundamental el núcleo Linux, bautizado así por su creador, el finlandés Linus Torvalds.

Linus Torvalds nació en Helsinki el 28 de diciembre de 1969, hijo del matrimonio compuesto por Anna y Nils Torvalds, ambos miembros de la comunidad sueco parlante de Finlandia.

Tanto la pertenencia a dicha minoría (un 5% aproximadamente de la población de Finlandia, unas 300.000 personas), como la profesión intelectual de sus padres, contribuyeron a forjar en Linus un carácter independiente y curioso, siempre deseoso de saber más y mejorar lo que sea.

Además -y esto ignoro si lo ha heredado también de sus padres- me consta que el creador del núcleo Linux es una persona con un gran sentido del humor, que siempre introduce alguna broma en sus discursos y parlamentos, y que acepta muy bien las bromas que se le hacen.

El interés de Torvalds por los ordenadores se remonta a la tierna edad de los 11 años, cuando tuvo su primer contacto con un Commodore VIC-20.

Esta era una máquina de ocho bits muy popular entre los aficionados a la informática de los años ochenta, y aunque de escasas posibilidades, encandiló de tal forma a nuestro protagonista que marcó su devenir profesional.

En 1986 adquiere un Sinclair QL, el cual modificará ampliamente, incluído su sistema operativo.

En 1988 ingresa en los estudios de computación en la Universidad de Helsinki, que dejaría en suspenso temporalmente al año siguiente para realizar el servicio militar obligatorio, y que retomaría al año siguiente para finalizarlos en 1996.

Fue durante su estancia en la universidad que Linus se topó con el famoso libro Sistemas operativos: diseño e implementación del profesor Andrew Tanenbaum, además de tener sus primeras experiencias con UNIX.

Estos dos factores lo marcaron: hasta ahora, su interés por la informática se había canalizado en investigaciones más o menos orientadas a los sistemas operativos, pero ahora veía un camino claro.

Y de ese camino, a principios del curso lectivo de 1991, nació Linux, un núcleo inicialmente para el sistema operativo MINIX (creado con finalidades educativas por el antes mencionado Tanenbaum), pero que con el tiempo encontraría su lugar con los componentes del sistema operativo que se proyectaba como GNU.

Torvalds no estaba satisfecho con la licencia de MINIX, que era gratuito solamente para finalidades educativas -de hecho, se explica que Tanenbaum le ofreció vender el conjunto de MINIX+Linux-, coincidiendo intelectualmente más con el proyecto libre GNU.

Este último era un sistema operativo que tenía prácticamente todos los componentes necesarios con la excepción del núcleo.

El gran impulso que en esta época Linus le dió a su núcleo de sistema operativo fue en las navidades del 91 al 92, utilizando los días de vacaciones para trabajar fuertemente en su proyecto personal.

Torvalds publicó su propuesta de núcleo en foros de Internet dedicados a sistemas operativos, despertando rápidamente interés y atrayendo propuestas de colaboración, lo que posibilitó desde una fase muy inicial, la creación de una infraestructura humana que llevó hacia adelante el desarrollo de forma que una sola persona no podría ni imaginar.

En todo este proceso, Linus Torvalds mantuvo el control pero de una forma muy consensuada; pese a ser su creación y ser consciente de que él era el último responsable de decidir qué modificaciones se aprobaban y cuáles no, siempre supo argumentarlo y no imponer su criterio sin explicar el motivo.

Esto le permitió levantar una comunidad de desarrolladores fuerte y cohesionada, que han trabajado conjuntamente para crear una de las piezas de software más revolucionarias de todos los tiempos.

Tuvo también el acierto de poner este núcleo bajo licencia libre GPL tras escuchar una conferencia de Richard Stallman, lo que le atrajo grandes simpatías y más desarrolladores a su causa.

En 1993 conoce a su futura mujer, la campeona finlandesa de kárate Tovi Monne

Fue en la universidad, durante un curso en el cual Linus, como profesor de informática, daba una clase a la que asistía Monne. Una vez ya casados, tendrían tres hijos.

1996 marca un punto y seguido importante en su carrera, pues se traslada a los Estados Unidos (país del que posteriormente adquirirá la nacionalidad) para trabajar en Transmeta, una fabricante de microprocesadores.

Durante un tiempo, Transmeta se hizo famosa por su línea de chips Crusoe, que prometían potencia y grandes posibilidades de ejecución de software gracias a un sistema de interpretación de instrucciones, por un bajo consumo.

Los resultados de la compañía fueron, no obstante, discretos, en parte porque Intel (como ya hiciera con Via e intentara con AMD) consiguió expulsarla del mercado. Torvalds la abandonó en 2003.

Posteriormente, pasaría a trabajar para el Open Source Development Labs, el cual se convertiría en 2007 en la Linux Foundation tras su fusión con el Free Standards Group. Linus todavía trabaja para la Linux Foundation.

Linux es el trabajo de la vida de Linus, y buena prueba de ello es que desde que puede dedicarse a tiempo completo a su desarrollo, así lo hace.

Desde 2010, Linus es también ciudadano estadounidense, país en el cual reside y trabaja. Vive de forma sencilla, y aunque es probable que pudiera figurar mucho más en el star-system tecnológico, deja de lado dicho papel para dedicar tiempo a su trabajo y su familia.