Categorías
Biografía

Travis Kalanick

Si cuando hablamos de Bill Gates, rápidamente todo el mundo lo identifica con Microsoft, o Steve Jobs con Apple, o Mark Zuckerberg con Facebook, mucho menos conocidos son otros emprendedores que han fundado empresas tecnológicas menos poderosas pero bastante influyentes, como es el caso de Uber.

Si preguntamos en la calle por Uber, la mayoría de los transeúntes sabrá de qué hablamos (ni que sea por sus polémicas con el gremio del taxi), pero si interpelamos a las mismas personas sobre la identidad de su fundador, pocos podrán responder con su nombre.

Travis Kalanick es un emprendedor y empresario norteamericano del sector de la tecnología, conocido sobretodo por ser uno de los fundadores y CEO (hasta 2017) de Uber.

Kalanick nació el 6 de agosto de 1976 en Los Angeles, California, criándose en el barrio de Northridge ubicado en el Valle de San Fernando, el típico barrio residencial mayoritariamente de casa unifamiliares que podemos ver hasta la saciedad en muchas películas.

Su interés por la tecnología le viene desde joven, habiendo aprendido a programar en el instituto (middle school en los Estados Unidos). Esto marcó su devenir, ya que al entrar en la universidad (Universidad de California, UCLA) cursó estudios de ingeniería informática.

Como otros grandes emprendedores del mundo de la tecnología (léase Bill gates o Steve Jobs, por ejemplo), Kalanick tampoco terminó sus estudios universitarios, dejándolos para enrolarse en una start-up.

No, no era Uber. Aún no; corría 1998, y la empresa se llamaba Scour, que también denominaba su producto, un servicio de intercambio de archivos P2P y buscador de archivos multimedia. Era la época del florecimiento de estos servicios (al año siguiente llegaría Napster).

Kalanick no se contaba entre sus fundadores, pero se enroló pronto en el equipo, aunque esta empresa y su sistema de intercambio acabaron como era de esperar: denunciados a mediados del 2000 por la RIAA, Scour se vió en la obligación de echar el cierre.

Podríamos afirmar sin miedo a equivocarnos que Travis Kalanick es un emprendedor en serie, puesto que aún con las cenizas de Scour calientes, se embarcaba en Red Swoosh.

Esta última se basaba también en el intercambio de archivos P2P, y su gestión llevó a Travis a ser perseguido por la hacienda norteamericana (Departamento de IRS) por evasión de impuestos y fraude. No sería la última polémica en la que este emprendedor se vería inmerso a lo largo de su vida, como veremos más adelante.

En 2007, el mismo Kalanick conseguía vender la compañía a Akamai, un gigante de la gestión del tráfico de datos en Internet, por 19 millones de dólares.

En 2009 Kalanick cofundaba en San Francisco y junto a Garrett Camp, una pequeña start-up que basaba su modelo de negocio en que las personas que tenían coche, pudieran ofrecerlo a modo de taxi a tiempo parcial. Había nacido Uber.

La nueva empresa creció como la pólvora pese a su enfrentamiento con el gremio de los taxistas allá donde fuera, y fue un emblema de las empresas conocidas como “unicornios”, con una alta valoración bursátil pero con un modelo de negocio difuso, que no se sabe si aportará beneficios, aunque con gran potencial para revolucionar un sector.

Uber impulsó que, en muchas ciudades (pues sólo establece su servicio en grandes áreas urbanas) se haya establecido una regulación que protege a los taxistas en detrimento de Uber.

En 2015, Uber ya operaba en 360 ciudades de 66 países. En este tiempo, el estilo de gestión de Kalanick, CEO desde su fundación hasta su dimisión en 2017, se ha visto acompañado de la polémica.

Al parecer, Travis Kalanick habría llevado un estilo de dirección marcadamente sexiste en la empresa.

De hecho, el 85% de los ejecutivos de Uber eran varones en el momento de su dimisión, lo que apoya la tesis. Además, también se le acusaba de ocultar las acusaciones de acoso sexual que se hacían en la empresa, y de no hacer nada al respecto.

Pero las acusaciones contra Kalanick iban más allá, al acoso personal y a ignorar cómo se sentían sus subalternos para imponer su voluntad, no razonar con ellos y adoptar las mejores decisiones.

El trato a los conductores, y su consideración de que no son empleados cuando, en algunos países, se ha obligado a la empresa que los acepte como tales, es otro ejemplo de la búsqueda de la maximización de los resultados sin tener en cuenta las consecuencias para las personas.

En 2017, y tras unos meses de tensiones con el consejo de administración, Kalanick es obligado a dimitir.

La puntilla a su carrera como CEO en Uber podría haber sido un vídeo de cámara oculta en el cual se le ve discutiendo con un conductor de Uber por la tarifa, y publicado por Bloomberg en YouTube.

Pese a dimitir como CEO, continúa manteniendo un asiento en el consejo de administración de Uber (*a diciembre de 2018).

Entre diciembre de 2016 y febrero de 2017 también formó parte, junto a otros ejecutivos de la industria tecnológica, del consejo económico del presidente Donald Trump, el cual se vio obligado a dejar debido a la mala imagen que estaba generando para la compañía.

Categorías
Biografía

Tim Berners Lee

La invención de la web tiene nombre y apellidos: Tim Berners Lee o, más apropiadamente, Sir Tim Berners-Lee, pues el investigador recibió el título de Caballero del Imperio Británico en 2004.

Pero ¿quién es este tímido y modesto ingeniero informático responsable de una de las creaciones más revolucionarias de los últimos tiempos?

Tim Berners-Lee nació en Londres el 8 de junio de 1955, en el seno de un matrimonio que ya trabajaba en un sector informático que justo empezaba a despegar.

Sus padres trabajaban en el proyecto del Ferranti Mark 1, el primer ordenador de propósito general que fue vendido comercialmente, y del cual se vendieron alrededor de una decena de unidades.

Es fácil imaginar que el entorno familiar tuvo una gran influencia en su elección de profesión para el futuro y, de hecho, el joven Tim aprendió desde muy pronto en su vida conceptos sobre electrónica.

Entre 1973 y 1976 estudió en el prestigioso Queen’s College de Oxford, doctorándose en física. Tras doctorarse trabajó un par de años en una empresa británica antes de sumarse al elenco de científicos que trabajaban en el Centro Europeo para la Investigación Nuclear, más conocido por sus siglas en inglés.

Fue en el CERN, donde ingresó en 1980, que Berners-Lee crearía la web a partir de una necesidad: intercambiar información entre científicos de forma estandarizada y coherente.

El problema era constatable entre los diversos grupos de investigación que trabajaban en el centro en aquel entonces: al intercambiarse datos mediante sistemas informáticos que eran distintos, a veces había mucho trabajo en arreglar formatos e información que no se podía traspasar directamente.

Debemos pensar en que la informática de la época era diferente de la actual. Hoy en día tenemos pocos problemas en utilizar una llave USB, por ejemplo, para intercambiar archivos entre sistemas distintos. Entonces esto no era tan fácil, y se convertía en toda una aventura.

En puridad, Tim Berners-Lee no inventó una nueva tecnología, si no que dio un nuevo uso a una ya existente.

Dicha tecnología era el hipertexto, que ya existía desde hacía tiempo, pero el hecho no le resta un ápice de mérito al científico inglés.

El desarrollo del primer servidor web y de la primera página se dió en una estación de trabajo NeXT, la marca que Steve Jobs creó al ser expulsado de Apple.

Corría 1989, y el invento de Berners-Lee corrió como la pólvora, pues facilitaba enormemente el intercambio de información. A principios de la década de los noventa del siglo XX, la web ya era un servicio común entre los -aún pocos- que utilizaban Internet.

No obstante, aún era uno de los servicios que la red proporcionaba, aunque poco a poco iría desplazando a los demás para convertirse en sinónimo de Internet.

Berners-Lee, de carácter introvertido, vivió los primeros años de este éxito bastante de espaldas a él, y a día de hoy (*diciembre de 2018) todavía afirma que él es una persona normal que no ha hecho nada extraordinario.

No obstante, también parece ser consciente de su fama, y lo ha aprovechado para realizar algunas declaraciones advirtiendo de los peligros de Internet.

Otra muestra de su humildad y falta de egocentrismo es que todo su trabajo está libre de royalties, no lo ha puesto a su nombre. Quienes le conocen afirman que no busca reconocimiento, si no que es una persona apasionada por su trabajo que disfruta con él, y que tiene suficiente con que otros también lo disfruten.

Poco después de crear la World Wide Web, en 1990, se casó con Nancy Carlson, una programadora informática que también estaba trabajando en Suiza (país donde el CERN tiene su sede), en este caso en la Organización Mundial de la Salud. Con Carlson tendría dos hijos, y se divorciarían en 2011.

En 1994, Berners-Lee se trasladó a los Estados Unidos, fundado allí el World Wide Web Consortium, organismo conocido también como W3C.

El W3C es el organismo que establece los estándares que debe seguir la web, tales como el lenguaje HTML o las funcionalidades estándares de los navegadores (browsers). También vela para que la red sea accesible a todo el mundo.

Para ello, y a imagen y semejanza de lo que ha hecho su creador, el W3C trabaja solamente con tecnologías que no estén sujetas a royalties.

Actualmente (diciembre de 2018), Tim Berners-Lee continúa siendo el director de esta organización.

Profesionalmente, y desde mediados de la primera década del siglo XXI, Tim Berners-Lee ha encadenado diversos trabajos en grandes proyectos.

Es el caso de su participación, a partir de 2009, en el proyecto de apertura de datos del gobierno británico, que buscaba hacer accesibles los datos de la administración a la ciudadanía en general y los desarrolladores.

Fuera de su actividad profesional, ha recibido numerosos galardones y reconocimientos por su trabajo en la web, que es a su vez considerado como uno de los mayores avances de la humanidad en materia de comunicaciones.

Entre estos reconocimientos, destaca el de Caballero del Imperio Británico que he mencionado al comienzo de este artículo.

Dicha distinción le otorga el derecho a utilizar la nomenclatura “Sir”, que podemos ver la mayoría de las veces anteponiéndose a su nombre.

En 2014 se casó con Rosemary Leith, una emprendedora de Internet canadiense afincada en Londres.

Categorías
Biografía

Satoshi Nakamoto

¿Habéis visto el film “Intriga internacional”? (en España titulado “Con la muerte en los talones”) El personaje de Roger Thornhill, interpretado por Cary Grant, es confundido con un agente secreto llamado George Kaplan. ¿Y por qué es confundido? Pues porque, realmente, George Kaplan no existe, es una invención de los servicios secretos americanos.

De la misma forma que Kaplan es un nombre con una reserva de hotel e, incluso, ropa en su armario, Satoshi Nakamoto es el creador de la moneda virtual bitcoin, pero… realmente este nombre es sólo un seudónimo que permite esconder la identidad del verdadero inventor.

La identidad que se esconde tras el nombre inventado Satoshi Nakamoto podría corresponder a una persona o incluso a un grupo de estas.

El nombre de Satoshi Nakamoto es publicado por primera vez en octubre del 2008 en un mensaje de correo electrónico enviado a una lista de distribución sobre criptografía.

Dicho documento se considera el manifiesto fundacional del Bitcoin y, en él, Nakamoto pone las bases teóricas de la futura moneda, de la cual él mismo (me referiré como si fuera una persona concreta) publicó el primer software para iniciar la cadena, y los primeros bitcoins.

Sólo era cuestión de tiempo que aquella pionera moneda despertara el interés de la prensa y la opinión pública y, con ello, el interés en saber quien era su autor y conocer más detalles de su vida y obra.

Nakamoto afirmaba ser un varón de 37 años residente en Japón, pero no daba detalles personales que pudieran llevar a su identificación. Las búsquedas de los periodistas fallaron en dar con él.

Cuando su verdadera identidad empezaba a ser un enigma, algunas voces empezaron a apuntar que era dudoso que fuera japonés, esgrimiendo su perfecto dominio del inglés (sí, esto no deja de tener un cierto deje racista) y que el código fuente del bitcoin no está documentado en japonés en ninguna de sus partes.

Esto último no es del todo lógico si pensamos en un proyecto ya pensado de entrada para ser de dimensión mundial.

El 3 de enero de 2009, Satoshi Nakamoto iniciaba el minado del primer bloque de bitcoins y, con ello, daba comienzo a una fiebre por la nueva criptomoneda digital que se transmutó en especulación hasta lograr que el bitcoin cotizara a un precio cercano a los 20.000 euros, sufriendo luego una bajada tan espectacular como su subida.

Curiosamente, y aún poseer varios bitcoins, excepto por unas transacciones iniciales a modo de prueba, no se ha gastado el resto de los que posee.

A mediados de 2010, Nakamoto empezó a desaparecer de la escena del bitcoin.

Traspasó la responsabilidad del desarrollo del software en el núcleo de bitcoin a diversos colaboradores, a la par que también cedía y traspasaba determinados dominios.

El interés por saber quién era se disparó y, por ello, diversas investigaciones acabaron concluyendo con diversas teorías sobre su identidad. Entre las más importantes podemos citar:

Hal Finney un pionero de la criptografía muerto en 2014 y que fue el segundo, tras nakamoto, en utilizar el software de bitcoin. Finney moraba cerca de una familia apellidada Nakamoto, lo que podría llevar a pensar de dónde pudo sacar la idea para el álias.
Dorian Nakamoto nacido con el nombre de Satoshi Nakamoto (demasiada coincidencia), y aunque ha negado ser el autor de la criptomoneda, habría asumido su paternidad en 2014 durante una entrevista que posteriormente negó.
Craig Wright quien, juntamente con David Kleiman (muerto en 2013) habrían utilizado el seudónimo. Ha negado repetidamente su intervención en la creación de la moneda.
Nick Szabo autor de un escrito sobre criptomonedas precursor del bitcoin, su nombre fue incluido en la lista de candidatos por el parecido estilístico de sus textos con los de Nakamoto, aunque él ha negado ser el buscado personaje.
Vili Lehdonvirta y Michael Clear sociólogo económico finlandés el primero, estudiante irlandés de criptografía el segundo. Ambos negaron ser Satoshi Nakamoto.
Neal King, Vladimir Oksman y Charles Bry, que en 2008 intentaron patentar un sistema que, en su definición, incluía la expresión “impracticable revertirlo computacionalmente” (computationally impractical to reverse), la cual era utilizada tal cual por Nakamoto en el paper que dió origen al bitcoin. Los tres lo negaron explícitamente
Shinichi Mochizuki, un matemático nipón apuntado por el articulista Ted Nelson. Aunque en un artículo posterior se indica que el aludido negó tal afirmación, no hay fuente ni constancia de ello.

Así, ¿nadie conoce la verdadera identidad a Nakamoto? Rumorean que algunos servicios secretos sí.

Dotados de potentes herramientas de espionaje, identificación y búsqueda, la NSA norteamericana, sabría por ejemplo quién se esconde tras el seudónimo, aunque nadie de dicha agencia ha respondido a tal afirmación.

Pese a todos los esfuerzos, a día de hoy (noviembre de 2018) la identidad real de Satoshi Nakamoto sigue siendo un misterio.

Categorías
Biografía

Larry Ellison

Si sois fans de las películas de superhéroes de la Marvel y, más concretamente, del personaje de Iron Man, seguramente recordaréis alguna mención por parte de Jarvis, la inteligencia artificial de Tony Stark, a “subir los datos a la nube de Oracle”.

Incluso, y si sois muy fans, seréis capaces de recordar una escena de Iron Man 2 que vemos en primer plano a través de los ojos de Tony Stark-Robert Downey Jr. en la que sale un tipo elegante con un poco de barbilla y bigote. Era Larry Ellison, el fundador de Oracle, la empresa varias veces mencionada por Jarvis.

Sin duda alguna, Oracle debió pagar una buena cantidad a la productora para que su servicio de computación en la nube saliera mencionado por el “bueno” de la película, en una práctica conocida como product placement.

Pero, ¿quién es ese caballero al que el personaje de Stark se refiere como “the oracle of Oracle”?

Lawrence Joseph Ellison, conocido simplemente como Larry Ellison, nació el 17 de agosto de 1944 en Nueva York, siendo hijo de madre soltera que lo dio en adopción a sus tíos.

Su padre era piloto de avión militar, lo que probablemente fomentó en Ellison su gusto por volar en jets de combate; además de tener la licencia de piloto para aviones civiles, gracias a su inmensa fortuna posee también dos cazas, uno de los cuales un MIG-29 de fabricación soviética que había sido previamente retirado del servicio activo y que fue adquirido por Ellison de “segunda mano”.

Se crió en Chicago con sus padres adoptivos (de confesión judía, aunque Larry se declara agnóstico), para trasladarse a California a la edad de 22 años. Fue en la Universidad de Chicago donde entró en contacto con la ciencia de la computación, que le atraería de inmediato marcando su futuro profesional.

A partir de aquí, Ellison trabajó en diversas compañías de informática, llegando a crear una base de datos para la CIA (que era cliente de Amdahl, para la cual trabajaba Ellison) que bautizó como… efectivamente, lo habéis adivinado: Oracle.

La idea de crear su propia empresa ya debía estar presente en la mente de Ellison, pues pasó temporadas breves en varias compañías, como si no le acabase de gustar ninguna y como si quisiera ver como se manejaban internamente, disponer de varios ejemplos antes de lanzarse él mismo a crear un negocio.

Efectivamente, en 1977 fundaría Software Development Laboratories (SDL), la cual cambiaría de nombre en 1979 para Relational Software y, definitivamente, se convertiría en Oracle Systems Corporation en 1982, siguiendo la denominación de su producto estrella, la base de datos Oracle.

Oracle no fue un caballo ganador de buenas a primeras, en un mercado dominado por IBM y Sybase, e incluso hoy debe repartirse el mercado con IBM y Microsoft.

Durante este tiempo, Ellison ha desarrollado un estilo propio de dirección de la empresa, así como un gusto por el lujo.

Antes he mencionado que es piloto de avión y que posee un par de jets de combate, pero también posee varios coches de lujo, mansiones, lleva un tren de vida elevado viajando a destinos de lujo sin escatimar nada… en definitiva, podríamos decir que es alguien que disfruta del éxito cosechado.

Se ha casado y divorciado hasta cuatro veces: con Adda Quinn (con quien estuvo desde 1967 hasta 1974), Nancy Wheeler Jenkins (entre 1977 y 1978), Barbara Boothe (del 83 al 86), y Melanie Craft (del 2003 al 2010).

Entre sus pasiones, además de la aeronáutica, destaca también la vela, en la cual ha competido además de ser propietario de equipos.

Entre estos, destaca el BMW Oracle Racing, con el cual ha competido en la Copa América y en la Copa Louis Vuitton, consiguiendo ganar la primera.

En 2009 Oracle realizaba un salto cualitativo y cuantitativo al absorber Sun Microsystems, ganando con ello una división de fabricación de hardware y un sistema operativo (Solaris), así como middleware y utilidades muy importantes.

Entre estas se encuentra el lenguaje Java, lo que dota a Oracle de la capacidad de ofrecer todo lo necesario a una empresa que quiera montar sistemas informáticos servidores, desde el hardware hasta el middleware, pasando por el sistema operativo.

Con ello, Oracle se convertía definitivamente en una de las grandes corporaciones tecnológicas de nuestro tiempo, a la par que Ellison ganaba fama e influencia en el sector tech, convirtiéndose en toda una figura mediática.